Reseña del libro "Rosas Anónimas" de Dulce Luna


Estoy muy emocionada porque esta es la primera reseña de un libro 100% chiapaneco que les hago en mi Blog.


La escritora se llama Dulce Amor Luna Villares y conocer su historia es pura motivación, ya les iré contando… Pero primero que nada quiero compartirles como fue que el libro llegó a mí.


Resulta que me invitaron a ¡COMENTARLO JUNTO A LA AUTORA! el evento estaba programado para la tarde del 20 de febrero del 2020 en el Fondo de Cultura Económica de la UNACH (aquí abajito les dejo el flyer del evento); me entregaron el libro una semana antes y en dos días yo ya lo había devorado y tenía mis anotaciones, reflexiones, citas favoritas y comentarios listos, ¿y qué creen? Un día antes me entero que tengo que irme justo el jueves 20 de febrero a la CDMX de trabajo, entonces con mucha tristeza tuve que cancelar mi participación pero le prometí a la persona que me había invitado que haría una reseña para mi Blog ¡y aquí estoy cumpliendo eh Carito! Otra vez, gracias por invitarme.

Empecemos de lleno con la reseña, el libro tiene 147 páginas y si te picas (como yo) lo puedes terminar literal en dos días. Está estructurado en un compilado de escritos de la “libreta floreada” de Adam, un adolescente con una vida rutinaria que iba a diario a la escuela, convivía con su grupo de mejores amigas y amigos y de repente un día, empieza a recibir rosas de una admiradora secreta, en ese momento, su vida cambia.


La autora, Rosa Luna, empezó a escribir desde los 8 años y publicó este libro a los 16, me encantó la perspectiva que le inyectó a su historia de amor porque no es algo basado en la clásica idea de amor romántico que surge por una atracción física, hay otras implicaciones, emociones y sentimientos alrededor, no les puedo contar mucho porque les arruinaría la sorpresa, tienen que leerlo.


Pero lo que sí les puedo contar y a la vez reconozco que la joven autora toque un tema tan sensible, una problemática social que estamos enfrentando hoy en día en nuestro país y para la que urgen soluciones y políticas públicas frontales: el suicidio en adolescentes.


El protagonista de la novela experimenta de cerca el suicidio de un compañero y Luna expresa con todas sus letras lo que él reflexiona ante ello: “No puedo parar de llorar. Las personas a veces no nos damos cuenta de que tan crueles podemos ser, de cómo nuestras palabras y acciones pueden llegar a dañar a otros. Uno de mis amigos ha fallecido. Dicen que se suicidó, pero yo sé que lo han matado. Lo asesinaron la discriminación y el odio, el bullying que le hacían a diario en el salón de clases. Cuando una persona muere, también lo hacen sus sueños”.


Otros temas importantes que se tocan es decirle NO a los celos tóxicos, a romper estereotipos sexistas como el de que “los hombres no pueden recibir rosas” y la importancia del amor propio en una relación, no podemos amar a otra persona, si primero no nos amamos a nosotras mismas, me da gusto que las nuevas generaciones lo tengan claro: ¿Cómo se logra amar? Si yo no me sé amar a mí misma, ¿cómo te amaré a ti?


Además en la página 57 hay una frase que me encantó, iba así: “Quisiera poder conocerte en persona para agradecerte por la inspiración” y me hizo reflexionar: ¿cuántas veces no hemos encontrado inspiración en una persona que NO conocemos pero que seguimos en redes sociales? Nos inspiran tal vez a diario desde que abrimos el celular y vemos que esa persona ya hizo ejercicio, y entonces también nos ponemos los tenis, pero nunca nos detenemos a agradecerle esa inspiración. Sería bueno agradecer de vez en cuando, porque entonces esa inspiración va de ida y de vuelta, en una constante retroalimentación.


De veras que en un mundo de relaciones efímeras, de Tinder y de huir al compromiso, hacen falta historias como “Rosas anónimas”, para todas aquellas personas que sí creemos en el amor eterno, ese que se construye día a día.


¡Felicidades, Dulce Luna! Gracias por inspirarnos y espero que este sea el primero de muchísimos más, acá estaré lista para leerte.


Y a ustedes como siempre, gracias por leerme.

Con amor, Yuli Zuarth.


Frases favoritas


Los monstruos se esconden en las personas que tienen como única finalidad dañar a otros.


Es lunes y mis labios todavía recuerdan ser tuyos.


Y, si no te sé amar, ¿tú me enseñarás?