Reseña del libro "Mujeres que corren con los lobos" de Clarissa Pinkola Estés


Falta un día para mi cumpleaños y pensé ¿qué mejor que celebrarlo con la reseña de uno de mis libros favoritos de la vida? De uno de los que más me han marcado y que a pesar de que ya lo leí dos veces, en ambas, el sentimiento y aprendizaje fue distinto.


Este cumpleaños, yo les quiero regalar esta joya de recomendación.


Este libro no necesita mucha introducción, créanme que tiene un imán para nosotras, una vez que una amiga, compañera de lucha, prima, hermana, mamá, hija, prima, vecina, cuñada, tía o simplemente con ver que una mujer lo lleva consigo en una cafetería, estoy segura que no saldrá de tu mente hasta tenerlo en tus manos, insisto, es un imán para nosotras, y nos pertenece a todas.


Lo leí por primera vez a mis 19 años. Iba en la Universidad, estudiaba psicología, y una de nuestras maestras nos lo recomendó. Sí capté muchas cosas, incluso iba subrayando, pero sinceramente, en ese momento no fue life-changing. En ese momento, el feminismo no había permeado de manera tan profunda en mi vida como ahora.


Me reencontré con él hace poco, a mis 29 años, y ahora sí, entendí que era la pieza perfecta para cerrar con broche de oro la etapa de mis veintes.


Tiene 719 páginas, no será una lectura fácil, pero cuando estés a solas con él, sentirás que te estás regalando un momento de paz, magia, seguridad, sabiduría y fluidez.


La autora comenzó a escribir el libro en 1971, hace 50 años.


Consta de cuentos. Cuentos que la autora ha recopilado a lo largo de toda su vida tanto personal, como profesional. Clarissa Pinkola es psicoanalista jungiana.


Los cuentos llevan su toque, los cuenta de una forma que sabe que nos atraparán y lo más rico de todo, es que al final de cada cuento, nos acompaña en toda la interpretación de cada uno de los personajes y símbolos.


Cada cuento lleva un profundo mensaje, tanto el que nuestras ancestras y ancestros quisieron preservar a través del arte de la palabra hablada o escrita y el que Clarissa nos regala.


Para mí, el libro tiene mucho feminismo, si así lo quieres interpretar.


Por ejemplo, aunque nunca menciona la palabra sororidad, es una de las principales tesis del libro, pues hace énfasis en la importancia de nunca cortar la guía y el acompañamiento entre mujeres de todas las generaciones.


Clarissa Pinkola Estés: no sé si leas esta reseña, espero que sí. Pero de todos modos, sé que algún día no muy lejano te conoceré, platicaremos, nos tomaremos café, trabajaremos un proyecto juntas y en persona te diré lo que hoy te quiero adelantar:


Gracias por recordarnos la importancia de nunca soltar a nuestra intuición. De cosecharla todos los días, de que al despertar, así como elegimos los zapatos que vamos a usar para salir a andar por el mundo, así también nos debemos acordar de despertar a una de nuestras herramientas más poderosas: nuestra intuición, La Que Sabe, La Mujer Salvaje, así como la llamas tú.


¿Y cómo alimentamos a nuestra intuición? Dándole vida, escuchándola, siguiéndola y agradeciéndole por todo lo que nos aporta y por nunca soltarnos.


Gracias por recordarnos la importancia de escuchar a nuestros cuerpos, si estamos cansadas, si algo no nos mueve o si estamos agotadas sin razón, ahí no es, así de simple.


Los ciclos hormonales de una mujer, son poder. Conócete, escúchate.


Gracias por recordarnos que aquello que no nos gusta de nuestro cuerpo, es lo que nos hace diferentes y por ende, bellas. El patriarcado siempre ha querido controlar y modificar nuestros cuerpos, no le demos ese gusto.


Gracias por recordarnos que en cada mujer, vive un fuego creador que nada ni nadie puede apagar, y si el patriarcado lo intenta, se encontrará con una loba feroz que al principio podrá parecer tranquila, pero no descansará hasta que la dejen en paz para que su misión florezca y salga a la luz.


Porque mientras más ignores tu misión de vida, más agotada te sentirás. En nosotras vive un ardiente deseo de siempre seguir adelante y no abandonar lo que nuestra intuición sabe que es para nosotras.


No abandones tus talentos, porque lo que se mueve no se congela. No dejes de moverte.


Gracias por recordarnos la importancia de los límites para cuidar nuestra salud emocional, la importancia de ir a terapia y también gracias por llevarnos de la mano para aprender el lenguaje de los sueños y los recuerdos.


Nos enseñas a irnos a dormir todas las noches después de hacer preguntas al Universo, con la confianza de que nuestra intuición, a través de los sueños, sabrá cuál es la respuesta adecuada. ¿Pa´ qué le buscamos más? En una noche todo puede nacer.


Clarissa, contigo nos queda claro que toda herida es una puerta para reactivar nuestro ciclo vital y que nada ni nadie puede matar nuestra alma.


Gracias por recordarnos que la vulnerabilidad viene acompañada de una fuerza salvaje que nadie podrá apagar una vez la recuperamos. Que no importa cuánto tiempo dormimos en la ingenuidad, una vez que despertamos, nada ni nadie podrá volvernos a dormir.


Gracias por recordarnos que no tenemos que quedarnos sentadas haciendo algo que no nos interesa, la intuición, es esa fuerza interior que nos llevará hacia nuestro camino, ella no descansará hasta que estemos ahí. Y entre más la ignoramos, regresará con más fuerza.


Que todo aquello que envidias en una persona, tú también puedes crearlo. Porque lo que tú buscas, también te está buscando.


Que tenemos dos opciones: ser nosotras mismas y que nos odien por eso o ser lo que otras personas quieren que seamos pero desterrarte de ti misma. La elección está muy clara.


Gracias por recordarnos que siempre podemos tratar de engañarnos, pero por dentro lo sabemos, sabemos cuándo algo tiene que vivir o morir. Ya no prolongues más la decisión. Entre más pronto inicie la transformación, mucho mejor.


Gracias por recordarnos que una relación basada en un amor recíproco, solo se logra con dos almas llenas de amor propio.


Gracias a ti recordé que la obscuridad se apaga con luz y que siempre, siempre se puede volver a empezar, porque después de una muerte hay vida, la muerte baila con la vida, todo renace.


Que una persona que está muy enojada, está muy herida.


Y que cada vez que nos tiemblen las piernas de nervios al iniciar un nuevo proyecto, estamos despertando y por ende, creciendo nuestro fuego interior y esto nunca será un error.


Que hasta que no te encuentres, no dejarás de buscarte. Ya es hora de regresar a ti misma.


Y que siempre podemos empezar un nuevo “Había una vez…”


Todas estas enseñanzas me acompañarán en mi vida personal y profesional, te prometo Clarissa, que mientras esté en el mundo, seguiré recomendando tu libro y comunicando tus enseñanzas a todas las mujeres que me sean posible.


Gracias, Clarissa.


Gracias a ustedes por leer mi reseña, les quiero mucho.


Con amor,

Yuli Zuarth.


Posdata. Como dato curioso, les quiero contar que si de por si el libro ya era perfecto, grité de la emoción cuando en la página 192 Clarissa nos comparte un fragmento de un poema de Rosario Castellanos, para hablar sobre la muerte interior, que posteriormente, da más vida. Dos de mis autoras favoritas juntas. Ya se podrán imaginar mi alegría e inspiración. Ahora sí me voy. ¡Hasta la próxima!