Reseña del libro "El poder del ahora".


Fotografía tomada en la terraza del Hotel Galería Plaza Reforma en la CDMX.

Les voy a contar como llegó a mí este tesoro de libro. Terminé de leer “La Fiesta del Chivo” de Mario Vargas Llosa y aunque es una J O Y A de novela es M U Y fuerte, leí cosas que jamás imaginé que una persona pudiera hacer (pero de eso ya hablaremos cuando le toque su respectiva reseña). Entonces tenía ganas de algo muy espiritual y que me hiciera sentir cosas bonitas. Siempre busco el equilibrio en mis libros, AMO los que hablan de política y problemáticas sociales, pero la mayoría de las veces son muy críticos y te muestran una cruda realidad que duele y cala. Busco ese equilibrio porque creo que cuando decides seguir causas, trabajar en espacios públicos y con grupos lo mejor que les puedes regalar (aparte de políticas públicas transformativas) es tu PAZ, comprensión, apoyo basado en escucha consciente y una empatía genuina.


La verdad alguien que todo el tiempo se está quejando y reflejando negatividad no inspira, o que grita a los cuatro vientos que defiende “la igualdad” y que lucha por un “México con paz, seguridad y más justicia” pero que en lo inmediato te tacha de ignorante o ejerce bullying sobre sus más cercanos/as se me hace algo hipócrita. No les haría nada mal de vez en cuando leer un libro como éste, que desnuda tus emociones y sentimientos, que te hace reflexionar en cada párrafo y te invita a ver la realidad con nuevos lentes, con lentes de más amor, conciencia, congruencia y espiritualidad. Sí, soy una cursi, pero ¿les digo algo? no he encontrado mejor manera para vivir que ésta.


Y así fue como llegué al Sanborns más cercano a mi oficina, fui directamente a él porque ya había hecho una investigación previa, leí que era el más vendido en Estados Unidos sobre espiritualidad e inteligencia emocional, dije, pues vamos a darle una oportunidad. Y afortunadamente estaba.


En este libro encontré muchas respuestas que había estado buscando, pero que ni siquiera sabía cómo hacer las preguntas. Así de sabio, así de constructivo.


Hoy me siento más ligera, más presente, más atenta, más consciente, más en paz, más despierta, más auténtica, más real, más transparente, más fuerte, más sabia, más receptiva y simplemente más tranquila.


La lectura de esta joya me ha servido para todos los roles que cumplo en mi vida: como hija, hermana, tía, cuñada, ciudadana, activista, en mi trabajo y en todos aquellos espacios donde esté presente, realmente PRESENTE, dejando atrás la pesada carga del pasado y sin ocupar mi mente con expectativas del futuro, simplemente disfrutando y entregándome al PRESENTE.


“Si usted se siente llamado a aliviar el sufrimiento del mundo, es una tarea muy noble, pero recuerde no concentrarse exclusivamente en lo exterior; de otro modo, encontrará frustración y desesperación. Sin un cambio profundo en la conciencia humana, el sufrimiento del mundo es un pozo sin fondo. Así que no deje que su compasión se vuelva de una sola cara. La empatía con el dolor o las carencias de los demás y el deseo de ayudar deben ser equilibrados con una comprensión más profunda de la naturaleza eterna de toda vida y de la ilusión ultima que hay detrás de todo dolor. Entonces deje que su paz fluya en todo lo que hace y estará trabajando en los niveles de la causa y el efecto simultáneamente.”


Cuando comprendí la enseñanza detrás de la frase: “no deje que su compasión se vuelva de una sola cara”, todo cambió para bien en mi día a día. Deseo que pase lo mismo contigo, te recomiendo ampliamente leer este libro.


"Nuestra paz es el más precioso don que le podemos regalar al mundo".


He aprendido a no necesitar las defensas del ego y las falsas máscaras que siempre nos dicen: “eso es peligroso”, “no dejes que nadie te ataque”, “defiéndete”, “demuéstrales todo lo que sabes”, “te van a herir”, “te vas a ver vulnerable”.


Pobre de mi amigo el ego, ya quedó muy atrás, hoy me siento menos complicada, más ligera y más REAL. Entre más aprendo, vivo, leo y experimento, menos tengo la necesidad de demostrar lo que sé o poseo. Me llena más escuchar, comprender y respetar la visión del otro, al final de cuentas, todos y todas estamos viviendo nuestras propias realidades.


Qué maravilla que un solo libro contenga tanta sabiduría. Lo que el ego y las falsas máscaras que dejé atrás no saben es que solo abandonando la resistencia y volviéndome más vulnerable es como he descubierto mi verdadera fuerza e invulnerabilidad ❤.


Gracias por leer, con amor Yuli Zuarth.