El verdadero objetivo del mes rosa


CDMX, septiembre 2018.

Ya inició octubre y con él algunos pasillos del supermercado se pintan de rosa. Muchas personas portarán un listón rosa en sus atuendos, o incluso algunos edificios colocarán luces en el mismo tono, veremos comerciales hablando sobre la prevención del cáncer de mama, se realizarán conferencias y foros en distintos lugares con especialistas en el tema, incluso algunos productos que originalmente son de otro color, durante este mes pintarán –por edición limitada y hasta agotar existencias- sus productos de color rosa.


PERO


¿Cuál es el verdadero fin de todas estas acciones en este mes de sensibilización del cáncer de mama? Que tú, mujer, te decidas a auto explorarte y a realizarte una mastografía.

Desgraciadamente ninguna mujer está exenta, no lo veamos como algo aislado, más vale prevenir.


Hasta hoy en día la mastografía es el único estudio capaz de detectar principios de cáncer cuando aún no se logra palpar un tumor, la llamada “bolita” en el pecho. No por algo se le ha llamado al cáncer “la enfermedad silenciosa”, porque muchas veces se puede estar formando un tumor en nuestro cuerpo sin que percibamos algún síntoma.


Según datos del INEGI, en 2016 se observaron 16 defunciones por cada 100,000 mujeres de 20 años y más. Y datos de la Secretaria de Salud arrojan que “de cada 100 mastografías con resultado anormal, 40 son cáncer”.


Si ya tuviste hijos, si tienes más de 25 años, si alguien en tu familia tuvo este padecimiento, si tuviste la primera menstruación antes de los 12 años, si usas periódicamente anticonceptivos hormonales, si has tomado hormonas para la menopausia o si tuviste tu primer hijo o hija después de los 30 años debes realizarte una mastografía.


¿Qué otros factores de riesgo existen? Padecer obesidad, el llevar una vida sedentaria, el fumar y el consumir una cantidad mayor a 15 gramos de alcohol al día (según datos del IMSS).


¿Por qué hacer una campaña tan fuerte respecto a este tipo de cáncer? Porque está comprobado que si se detecta a tiempo es curable.


¿En dónde puedo realizarme una mastografía? En hospitales, centros de salud, clínicas o unidades móviles que cuenten con mastógrafo. El día de la prueba, procura ir sin desodorante, talco u otro producto químico.


Algo que me parece extraño, y de hecho fue la principal razón que me inspiró a escribir esta entrada en mi Blog fue el darme cuenta que el mayor foco de atención de la campaña de sensibilización por el cáncer de mama va dirigida a mujeres mayores de 40 años (de hecho en los servicios de la Secretaria de Salud la mastografía es gratuita para las mujeres afiliadas al seguro popular, pero solo te la realizarán si tienes más de 40 años o si presentas factores de riesgo muy palpables) Vía fundación CIMA.


PERO


Siendo mujeres jóvenes no debemos pasar de largo la sensibilización que nos puede dejar esta campaña, no hagamos caso omiso, no pensemos que es algo por lo que deberíamos empezar a prestar atención cuando estemos en edad avanzada o tengamos hijos o hijas. Según la Fundación CIMA el cáncer de mama en mujeres menores de 40 años va en aumento en México. La estadística es de 11% frente al 3% en países desarrollados como Canadá, EUA y Europa. Realmente preocupa porque el cáncer es más agresivo en mujeres jóvenes por los procesos hormonales que en esta etapa se presentan.


En México pocas mujeres se hacen mastografías preventivas, en otros países el 70 u 80% de mujeres sí se las practican, eso permite un mayor control y que se pueda detectar cualquier tumor sospechoso a tiempo, antes de que sea cancerígeno.

De hecho la Sociedad Americana de Cáncer de los EUA, recomienda la autoexploración mamaria mensual en todas las mujeres a partir de los 20 años. –Vía fundación CIMA.


Hace poco leí un artículo de Rocío Méndez que arrojaba un dato sorprendente: “Solo dos de cada 10 mexicanas se realizan mastografías”.


¿Es enserio?


Dejemos ya esa idea de que el cáncer de mama solo le puede dar a las mujeres adultas y con hijos, si tú eres una mujer joven y te amas, cuidas y valoras, no dudes en auto explorarte sola o con ayuda de un médico, o si tienes algún factor de riesgo, realizarte una mastografía.


¿Estarás dispuesta?

Espero que sí.

Nos cuidemos, nos protejamos, nos valoremos y nos amemos.


Con cariño, Yuli Zuarth.

¡Gracias por leer!